MARÍA PLAZA PEDROCHE

PSICÓLOGA / ORIENTADORA SOCIOLABORAL

En búsqueda activa de empleo

No os voy a engañar, el campo de los Recursos Humanos nunca estuvo en mi “lista de deseos” el día en que me planteé estudiar la carrera de Psicología. No tenía una opinión ni negativa ni positiva, simplemente esa rama no existía para mí. No fue hasta varios años después, con más experiencia y libros estudiados, cuando me di cuenta de todo lo que podía aportar siguiendo este camino. 

Fue por eso que decidí seguir formándome, realizando un Máster en Dirección y Gestión de los Recursos Humanos que me permitió hacer prácticas en una gran empresa. Esta experiencia me abrió los ojos a otro mundo. Durante casi un año aprendí muchísimo sobre el espacio que el trabajo ocupa en nuestra vida y el grandísimo impacto que puede tener en ella. Pero no solo aprendí, también inventé, di la vuelta a las cosas y, sobre todo, me hice mil preguntas.

Y la respuesta a esos interrogantes me llevó a construir los pilares de la que quiero que sea mi carrera profesional y la huella que deje por el camino. Aún queda mucho que construir, por supuesto, pero los cimientos los tengo claros. El valor que podemos aportar a un puesto de trabajo no lo determina un título, una estancia en el extranjero o un C1 de inglés. Hay que ir más allá de la superficie para descubrir todas esas habilidades que nos hacen valiosos, trabajando el autoconocimiento, la autoestima, la capacidad para resolver problemas, la asertividad, la resiliencia… Hay que aprender a conocer el propio valor para poder aportarlo en una compañía. Es la clave para que las dos piezas del puzle que son candidatos y empresas encajen a la perfección.

Disfruto muchísimo ayudando a crecer y construir a otras personas, dirigiendo y organizando tareas, señalando aquellos aspectos que pueden llevar a desarrollar el máximo potencial de cada uno. Y esto, y mucho más, lo he acabado de ver gracias a la Lanzadera Conecta Empleo de Albacete. Allí he podido observar e incluso sentir, que muchas veces todas estas metas, cuando están relacionadas con el propio trabajo personal, pueden parecer como realizar un salto de fe. Y a mí me encantaría ayudar a otros a creer.

¡Síguenos!